42.

Café Con/suelo

Hoy he vuelto a Hacienda en honor a las tres palabras de Larra que sabemos de memoria todos los españoles. El mundo está lleno de personas a las que persigue Hacienda; yo, en cambio, me jacto de ser el único que persigue a Hacienda. Al salir de allí he mirado al guardia de seguridad con una media sonrisa implacable, me he inclinado levemente hacia él y he dicho: “vuelva usted mañana”. A mi espalda varios funcionarios se me han quedado mirando, incapaces de dar crédito a lo que veían. “Va a volver…”, “va a volver…”, he oído que susurraban, temerosos.