38.

Café Con/suelo

Está todo lleno de cacatúas argentinas. Son hermosas, pero su forma de comunicarse entre ellas, esos chillidos guturales, vienen del infierno. El verde brillante de sus plumas demuestra a simple vista que no pertenecen a este lugar. Son venenosas, dicen, y en sus ojos anida el mal. Hay quien se tapó los oídos para no escucharlas y se ató a un poste en medio del Retiro. Lo encontraron días después, deshidratado y quemado por el sol, rodeado de haces verdes sobrevolándole las partes blandas de la cara. “Son tan hermosas”, dijo cuando entre varios hombres lo bajaron y tocó tierra. Sus ojos, antes oscuros, ya eran verdes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s